Hacer deportes, leer el diario a la mañana o manejar el auto sin limitaciones.

Recuperar las funciones vitales es posible a partir un tratamiento que trabaja sobre el foco del problema utilizando la especialización y la tecnología como recurso fundamental.

El tratamiento láser resuelve afecciones crónicas que hasta aquí se trataban con prótesis que no curan ni evitan que el problema siga avanzando.

La cirugía láser utiliza anestesia local en gotas manteniendo el efecto durante cinco minutos, los necesarios para la operación.

Un tratamiento ambulatorio que no deja cicatrices, no requiere internación previa y permite una rápida reinserción a la vida cotidiana.